Con la economía en recesión, alarma ahora el menor crecimiento de BrasilEconomía 

Con la economía en recesión, alarma ahora el menor crecimiento de Brasil

El recorte de las proyecciones de crecimiento de Brasil para este año, que en las últimas semanas cayó al 2,4%, encendió las alarmas en la industria nacional ya que una de las pocas cartas de recuperación económica es la compra de bienes y materias primas por parte del gigante del Mercosur.

El Banco Central de Brasil informó en su última medición que el PBI crecería 2,48% en el 2019, pero a comienzos del año, tras la asunción del presidente Jair Bolsonaro, las mediciones referían a una expansión del 3% o más. En forma conjunta, otro dato preocupante dado a conocer el viernes pasado -por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios- es que el intercambio bilateral cayó un 20,8% en febrero, contra igual mes del año pasado.

El comercio entre Argentina y Brasil totalizó u$s1.758 millones en febrero, resultando un 20,8% inferior al valor registrado el año anterior, como consecuencia del “importante retroceso de las importaciones argentinas desde Brasil (41,5%), que sumaron u$s861 millones, y a pesar del avance de las exportaciones locales hacia aquel destino (19,6%) por u$s897 millones”, detalló la entidad que reprodujo los datos publicados por el Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil.

Otro dato preocupante es que el intercambio en febrero: se redujo un 20% en forma interanual

En este sentido, el saldo comercial para Argentina arrojó un superávit de u$s36 millones, lo que implicó mantener el signo positivo por tercer mes consecutivo, aunque el pensamiento de los industriales nacionales está colocado en dos situaciones. La primera de ellas, es la proyectada menor expansión económica de Brasil; y en segundo lugar, que el superávit comercial bilateral está apoyado en la fuerte recesión que derrumba las importaciones.

Consultado por BAE Negocios, el secretario general de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (Camima), Aldo Lo Russo, señaló que teniendo en cuenta la situación de Brasil y la de América latina, “la actividad de la industria será peor”. “Existe preocupación porque se hablaba de un mayor crecimiento de Brasil y ahora empresas que conocemos de allá, nos dicen que no ven un arranque, no creen en un crecimiento importante”, sostuvo.

“En mi sector en particular, que es la metalurgia, ex clientes de Brasil me cuentan que tienen sus fábricas paradas. Había cierta esperanza en el nuevo gobierno pero siguen estancados”, narró Lo Russo. Otras fuentes consultadas del universo fabril aportaron que las “exportaciones industriales no van a subir”. “El mundo está muy competitivo, y salvo lugares de nicho, nuestra competitividad nos afecta mucho”, señaló la fuente consultada.

Desde una de las cámaras que integran la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) analizaron en la misma dirección que “las economías regionales sufren terriblemente el aumento de las retenciones” al sostener que.”lo que provocó el Gobierno fue hacer más caja y golpear las utilidades de las empresas, que se han diluido”. Las medidas oficiales de subir los derechos a las exportaciones y recortar los reintegros lograron que “ahora conviene fabricar e invertir afuera”, ampliaron las fuentes.

En cuanto al informe sobre el intercambio con Brasil, el aumento de las exportaciones de la Argentina correspondió a trigo en granos, vehículos de carga y naftas; mientras que la baja en las importaciones se explicó principalmente por vehículos de carga, vehículos de pasajeros y tractores. En relación a los destinos, Argentina se posicionó en tercer lugar entre los mayores proveedores de Brasil, por debajo de China (u$s2.668 millones) y Estados Unidos (u$s2.078 millones).

Asimismo, respecto a los principales compradores de Brasil, Argentina se ubicó tercero también, detrás de China (u$s4.553 millones) y Estados Unidos (u$s2.157 millones).

Podría interesarte