Elecciones en Boca. Por qué es casi imposible que voten 40.000 personas el domingoDeportes 

Elecciones en Boca. Por qué es casi imposible que voten 40.000 personas el domingo


5 de diciembre de 2019  • 09:40

Es un secreto a voces. Los tres candidatos en
las elecciones xeneizes manejan números similares. Cuanto menos socios se acerquen el domingo a votar, más chances existen de que gane la fórmula oficialista que propone a
Christian Gribaudo como presidente de
Boca. Por el contrario, si hay una participación récord, con más de 40.000 boquenses eligiendo candidato, el gran favorito es
Jorge Amor Ameal.

Daniel Angelici estimó en varios programas de TV que de los cerca de 84.000 socios habilitados para votar, el oficialismo espera que concurran a las urnas unos 33.000. Hace cuatro años, cuando el actual presidente fue reelecto con el 44 por ciento de los sufragios, los asistentes fueron algo más de 26.000.

Por eso es que
Juan Román Riquelme pide a viva voz que sean “muchos bosteros” los que se acerquen a la Bombonera el domingo. El hecho de que insista con la frase “vayan temprano para evitar complicaciones” tiene una lectura real: cuanto más tarde concurra el socio, más chances tiene de quedarse sin la posibilidad de emitir su voto.


Así es la carpa donde votarán los socios de Boca el domingo

Una cuestión matemática

El domingo, el socio de Boca tendrá 9 horas para ir a la Bombonera, buscar una de las 148 mesas habilitadas, hacer la fila, ingresar al cuarto oscuro y votar una de las tres opciones (Ameal, Beraldi o Gribaudo).

Ahora bien: si asistieran 33.000 personas, y en un contexto ideal imposible en el que se repartieran proporcionalmente 3.666 socios por hora, deberían votar 24 personas por mesa, es decir que cada votante tendría que ingresar al cuarto oscuro, salir e emitir su voto en la urna en poco más de dos minutos.

Pero como ocurre en cualquier comicio nacional, esa perfección matemática sólo está en las hipótesis. Por ejemplo, si la mayoría asistiera a la Bombonera después del mediodía, el caudal de votantes hará colapsar las mesas. Si por ejemplo los que vayan a votar de 16 a 18 duplicaran a los que madruguen y voten de 9 a 11, en las últimas dos horas de elección cada socio tendría 30 segundos para realizar todo el trámite. Imposible.

En ese contexto, es completamente inviable que voten 40.000 socios o más, como plantea Riquelme. E imposible imaginar una asistencia récord de 50.000 o 60.000 socios. No sólo lo impide la lógica matemática, sino también la física: la carpa de 12 metros de ancho y 260 metros de largo, que se ubicó en la Playa I de estacionamiento ubicada en las vías del ferrocarril entre las calles Brandsen y Aristóbulo del Valle no será suficiente para contener a tanto público al mismo tiempo.

La única salvedad es que, a las 18, la Junta Electoral decida permitirle a aquellos socios que ya están en el club, o en la carpa, emitir igual su voto, a pesar de haber traspasado la hora de cierre. En ese contexto, también se retrasará el conteo de votos y el anuncio del ganador.

ADEMÁS

Articulos relacionados

Leave a Comment